Aoshima. Paraíso Cat Lover

Aoshima. La isla de los gatos.

 

Aoshima. Paraíso Cat Lover 1

 

Érase una vez una lejana isla, en la que habitaban más gatos que humanos…

Si existe un destino al que cualquier cat lover desearía ir es una isla en Japón llamada Aoshima. Se encuentra a 30 minutos en ferry de la costa de Ehime. En 1945 vivían cerca de 900 personas. Hoy en día se conoce como Island Cat y la única actividad actualmente es la llegada diaria de turistas que llegan del continente. En Aoshima, la superficie es de 1.4 km y en ella conviven unos 20 jubilados y cerca de 120 gatos.
La historia cuenta que era una isla de pescadores, en la que en un momento dado tuvieron una plaga de ratones en sus botes de pesca. Los habitantes pensaron en la ayuda de los gatitos para controlar la población y con el tiempo han acabado superando al número de habitantes. Los pescadores ya no están y cada vez va en aumento el número de habitantes felinos.

Desde entonces se ha convertido en un destino peculiar donde no encontraremos ni hoteles, ni automóviles, quioskos de venta de bocadillos, máquinas expendedoras, ni restaurantes. El acceso a la isla es exclusivamente en ferry y el que desee alimentar a su población felina, deberá comprarlo antes de subir al barco.

Los gatos viven en semilibertad y esperan a los turistas con un efusivo recibimiento esperando de ellos además de su atención y adoración, comida, comida y mas comida. Han ido aprendiendo a familiarizarse con la gente debido a la fama que va en aumento de este lugar.

Viajar a la isla de los gatos

Si quiere hacer una visita en ferry, el acceso al mismo deberá ser in situ. No hay reserva y el número de viajes y billetes está limitado, así que debe acudir al servicio de ferry , con la suficiente anticipación y siempre en el mismo día que desea hacer el viaje.

Los gatitos de Aoshima se alimentan de las bolas de arroz que les ofrecen y los bocadillos, patatas y barritas energéticas que pican a los turistas. Ante la ausencia de depredadores naturales, los gatos campan a sus anchas de la isla con total tranquilidad.

Los habitantes humanos y residentes tampoco se toman con buenos ojos la llegada de la invasión turista. Lo único que piden es vivir tranquilamente.

Japón, país de los Cat Lover

El amor en este país por los gatos es conocido por todos. Japón nos dió a Hello Kitty , personaje de la ternura felina por excelencia. En Tokio desde hace mucho tiempo van en aumento los cafés para gatos, debido al amor incondicional de los japoneses y las restrictivas normas en los alojamientos. Las prohibiciones que tienen como objetivo las mascotas, han obligado a buscar ideas para los que no pueden prescindir de los gatos como parte de su vida. En estos lugares podrán disfrutar tranquilamente de su compañía. Poco a poco va extendiéndose a todo el mundo y podemos tenerlo cualquier día en nuestra ciudad.